Higini Moré

Por qué decidí trabajar la marca personal

Índice de Contenidos

Acabo de inaugurar mi página web, después de mucho tiempo queriendo crear una. Mi intención es:

  1. Comunicar al mundo mis trabajos e inquietudes.
  2. Tener todo lo que hago en un único sitio.
  3. Arrancar formalmente con mi marca personal.

Comunicar al mundo mis trabajos e inquietudes

Desde que tengo memoria siempre se me han ocurrido ideas de negocio y soluciones a problemas. El primer intento un poco serio fue cuando con 16 años estuve involucrado en la creación de una marca de ropa. Este primer proyecto me llevó a crear el logo, a realizar los primeros diseños para las camisetas y a pedirle a un proveedor chino unas muestras con diferentes telas. Ahí quedó el proyecto, todavía tengo las muestras en casa. Lo que vino después fue una carpeta en Google Drive por cada proyecto iniciado y ya voy por la número 27 (sin pena ni gloria y con una importante falta de foco por el camino).

Mi cabeza está contantemente generando ideas – a veces es muy molesto – y no fue hasta finales de 2020, cuando me topé con el libro «Esencialismo«, que no me dije a mi mismo: céntrate. Desde entonces, estoy centrado en menos proyectos, tengo más paciencia con ellos y las nuevas ideas que me nacen, las aparco y si alguien me cuenta alguna idea me recuerdo que tengo que mantener mi foco.

Ilustración inspirada en el libro «Esencialismo» de Greg Mckeown.

A pesar de que, muchos proyectos no han pasado del prototipado, me han servido para desarrollar la capacidad de poner en marcha cualquier proyecto en poco tiempo con una buena organización: página web, redes sociales, branding, marketing, creación de contenido, edición de video, gestión de conocimiento, automatizaciones con no-code, implementación de sistemas y procesos para funcionar de forma eficiente… Todo esto lo he repetido muchas veces en los últimos años y si le sumamos que me obsesiona la documentación y la creación de sistemas para ser más eficiente al trabajar, no es de extrañar el nacimiento de mi último proyecto: El Digital Sapiens OS, un sistema operativo para la vida basado en Notion desde el cual gestionarlo todo.

También tengo muchas inquietudes que comento de forma informal en mi canal de YouTube y en un pódcast anónimo que tengo con un buen amigo que conocí en el Perú. Sin embargo, me gustaría inmortalizarlas en un único espacio para ir creando un repositorio y que me sea más fácil encontrarlas.

Tener todo lo que hago en un único sitio

¿A dónde quiero ir con todo esto? Creo que, tener una página con todos mis proyectos e ideas, facilitará que otras personas me conozcan mejor y comprendan ciertos aspectos de mí: soy muy cuidadoso con mi tiempo y me monto sistemas para poder trabajar de forma más eficiente. Porque tiempo, tenemos, todo es cuestión de prioridades y de saber organizarse.

Cosas «raras» que hago:

  • Me organizo la semana y los días. Tengo mis objetivos claros y agendo tiempo – incluso solo conmigo – para trabajar en las cosas importantes que me hacen avanzar. Los domingos hago la arquitectura semanal y día a día voy refinando el time-blocking.
  • Planifico para minimizar las urgencias y ser proactivo con mi tiempo y el de mi equipo. Hay empresas y personas que viven en modo «urgencia» y de forma reactiva los acontecimientos diarios. Soy flexible, sí, pero me molesta serlo ante cosas que hubieran podido ser planificadas. Las urgencias de los demás, no deberían convertirse en nuestras urgencias.
  • No suelo contestar llamadas de trabajo. Intento realizar sesiones de trabajo profundo a base de pomodoros, sin distracciones, para centrarme en lo importante y dentro de mis importantes no está atender a una llamada inesperada.
  • Lo documento todo pensando en automatizar. A veces creo que me paso, pero una vez vives en tus carnes los frutos de la eficiencia gracias a la «productización» o a la implementación de procesos, es difícil no invertir algo más de tiempo en documentar para luego tener un recurso que nos facilitará la vida a nosotros y a otras personas que tengan que pasar por ahí. Porque empezar proyectos, siempre desde cero, sin ayudas, frustra y mucho.

Me gustaría compartir por aquí todas estas costumbres para ver cómo van evolucionando con el tiempo y así tener una mayor perspectiva sobre las formas de gestionarme.

Arrancar formalmente con mi marca personal

Además de tener una mayor perspectiva, también he querido dar el paso de crear mi página web para trabajar mi marca personal, pues se puede convertir en un gran activo con el tiempo. Esto aplica tanto dentro de nuestra empresa como fuera de ella.

En 2016, cuando trabajaba en Accenture, tuve la oportunidad de estar involucrado en iniciativas relacionadas con blockchain porque era monotemático con este tema. Sin haberlo planeado, me involucraban con prácticamente todo lo que llevaba el término «blockchain». Quizás había otras personas que, en silencio, se habían dedicado a estudiar sobre el tema, pero al no expresarlo, yo estaba mejor posicionado para recibir las oportunidades.

Posicionarse

Esto que me pasó a mí, es lo que he vivido en estos dos últimos años de forma exagerada también en el ámbito de la tecnología blockchain. He visto personas sin experiencia, posicionarse en poco tiempo como exponentes en la materia y recibir invitaciones para eventos importantes, todo gracias a la creación de contenido y al trabajo de marca personal.

Mi abuelo a veces decía «este dice lo que sabe, pero no sabe lo que dice». Los humanos, tenemos muchos sesgos, y uno de ellos es el de autoridad. Tendemos a pensar que porque una persona nos está hablando de un tema con cierta seguridad, tiene autoridad sobre el mismo. Podría estar hablando de algo que aprendió justo antes de crear el contenido, pero al expresarlo con gracia, es suficiente para empezar a posicionarse en nuestro subconsciente.

Ser encontrado

¡Qué valioso es el generar contenido! Tuve la oportunidad de dirigir el Máster de Blockchain y Negocio de Founderz cocreado con Binance – donde también soy profesor – y la verdad es que algún profesor que nos faltaba para cubrir parte del temario fue encontrado debido al contenido que éste tenía publicado en diferentes plataformas, gracias al trabajo – directa o indirectamente – de su marca personal. Y es que, lamentablemente, un experto sin posicionamiento vs. un aprendiz bien posicionado, me atrevería a decir que el 100% de las veces ante una búsqueda a ciegas por internet, el primero nunca será encontrado y el segundo se comerá la tostada.

Colaboraciones y tráfico

Además, considero que tener una marca personal es un ejemplo clarísimo de interés compuesto, la octava maravilla del mundo, decía Einstein. La razón es muy simple: en un primer momento, todo el esfuerzo de nuestro trabajo no tiene recompensa, pero con constancia, poco a poco se va aplicando el interés compuesto. Finalmente, llegará un día que tendremos una audiencia. Estaremos posicionados en algún nicho y podremos dar a conocer nuestros proyectos sin la necesidad de recurrir de primeras al tráfico de pago.

El interés compuesto, la octava maravilla del mundo.

Además, como resultado del esfuerzo para promocionar nuestra marca, es posible que también nos empiecen a surgir ofertas de colaboración interesantes.

Conclusión

Así que para terminar, las principales razones por las que voy a empezar a trabajar mi marca personal son:

  1. Tener mi actividad digital en un único sitio
  2. Posicionarme en aquello que domino
  3. Poder ser encontrado fácilmente
  4. Atraer oportunidades
  5. Poseer un activo preciado

Espero que este artículo te haya parecido interesante y si tienes otras razones para empezar a trabajar una marca personal me gustaría saberlas, te invito a dejarlas en comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos...